Belda, Servicio Oficial Seat en Valencia
Belda

Noticias

Mantenimiento de tu coche frente a cambios bruscos de temperatura ambiente

Mantenimiento de tu coche frente a cambios bruscos de temperatura ambiente

Lunes, 23 de octubre de 2017

Los cambios de temperatura, especialmente en verano e invierno ponen a prueba el estado en el que se encuentra nuestro coche. De ahí que si algo está fallando es muy probable que se agudice el error, y por extensión, se acelere la gravedad del problema acabando en el taller para solucionarlo.

Es lo que ocurre, por ejemplo, cuando salimos de viaje durante el verano a zonas de costa o en invierno a zonas de nieve y a las pocas horas de haber iniciado nuestro itinerario el motor se colapsa. De haber hecho un chequeo previo semanas antes de las vacaciones habríamos evitado esta situación.

 

Cambios de temperatura y coche

Los cambios de temperatura afectan a los vehículos de diferentes maneras. La principal es que requieren el doble de energía para su normal funcionamiento. De hecho, los expertos señalan que en los días de calor, un vehículo de gama media puede perder un 15% de su potencia. Un  hecho que merma sus prestaciones notablemente.

Algo similar ocurre con los neumáticos. El calor y el frío hacen que la goma se deformen notablemente y que las propiedades del mismo queden seriamente afectadas. Especialmente cuando los neumáticos tienen ya una edad avanzada o han llegado al final de su vida útil.

 

Evitar los problemas derivados de los cambios de temperatura

En Belda automóviles somos conscientes de los problemas que aparecen cuando no se ha realizado adecuadamente y a tiempo el mantenimiento de un vehículo. Especialmente cuando comienzan las estaciones en las que los cambios de temperatura son más bruscos. Por ello, recomendamos a nuestros clientes que chequeen el estado en el que se encuentra su automóvil con cierta frecuencia. Es la mejor manera de evitar grandes desembolsos de dinero.

Para evitar sustos derivados de los cambios de temperatura en Belda automóviles recomendamos lo siguientes cuidados:

  • Revisar el estado en que se encuentra el motor y todas las piezas básicas del funcionamiento del mismo. Esto es recomendable tanto con frío como con calor excesivo.
  • Comprobar el estado en que se encuentra la batería. Esto es especialmente importante con el frío ya que trabaja más que en condiciones normales.
  • Revisar el estado en que se encuentran los neumáticos. Hay que ser especialmente cuidadoso con la profundidad del dibujo y con el estado de las cubiertas. Relacionado con esta parte del coche hay que señalar que es importante que revisemos también la presión del aire. Y es que al conducir con calor es muy probable que sufra daños la banda de rodadura  ya que se calentará mucho, un hecho que acortará su vida.
  • Revisar y reponer líquido refrigerante. Tanto con calor como con frío ya que este líquido es también anticongelante. Aquí debemos prestar atención tanto a la cantidad de líquido como al color del mismo, sobre todo cuando lleva ya un tiempo en el coche.
  • Evitar circular durante las horas centrales del día, que es la franja de tiempo en la que hace más calor. Lo mejor es conducir con las primeras horas del día o al terminar la tarde. Siempre con la luz del día para tener una mejor visión.
  • La forma de conducir nuestro coche cuando hace calor debe ser suave y continua. Los frenazos, los cambios ruscos de velocidad y  demás malos hábitos afectan seriamente al estado de nuestro coche.
  • Finalmente, es recomendable que aparquemos nuestro coche en sombra. Esto favorece no sólo que el desgaste de la pintura exterior sea mucho menor, sino que las gomas de los neumáticos alcancen temperaturas aún más elevadas, lo que multiplica las posibilidades de que se deformen.

 

En cualquier caso, si acudes a un taller especializado es muy probable que hagan todas estas comprobaciones y muchas más antes de que lleguen alas averías. Así pues, no dudes y no lo dejes para el final. El taller en este caso, tu mejor aliado.